Mental health is just as important as physical health to a child's well-being.

Mental health is just as important as physical health to a child's well-being.

Preguntas Frecuentes-El trauma infantil

¿Qué es el trauma infantil?

El trauma ocurre cuando un niño experimenta un suceso intenso que amenaza contra, o perjudica su bien estar físico   o emocional. Algunos sucesos tienen más posibilidad de ser traumáticos que otros y las personas tienen diferentes formas de responder al mismo suceso. Cuando un niño experimenta trauma, puede afectar su diario vivir y capacidad de llevarse con los demás. El trauma es diferente a los estresores diarios. Si su hijo se pone nervioso antes de un examen en la escuela o de ir a un nuevo lugar, usted le puede ayudar a su hijo a lidiar con sus sentimientos. Esto no se considera un suceso traumático. El trauma es un suceso extremo que amenaza contra el bien estar físico y psicológico del niño.

Ejemplos de “posibles sucesos traumáticos”.

  • Abuso y malos tratos físicos.
  • Abuso sexual
  • Violencia en la familia, la escuela o la comunidad
  • La muerte de un ser querido (especialmente un padre o cuidador)
  • Violencia doméstica
  • Violencia en la comunidad y víctima de un crimen
  • Trauma médico o una enfermedad crónica
  • Una separación del cuidador
  • Una pérdida traumática
  • Accidentes /incendios
  • Desastres naturales
  • La Guerra/ el terrorismo

 ¿Cuáles son algunas reacciones que mi hijo pueda exhibir después de haber vivido un suceso traumático?

Cuando los niños viven un suceso traumático, pueden reaccionar de forma psicológica y física. Puede que el ritmo cardiaco aumente, puede que empiecen a sudar, a sentirse agitados, con “mariposas en el estómago” y emocionalmente molestos. Estas reacciones son angustiadoras, pero, de hecho, son normales, es cómo nuestros cuerpos nos protegen y nos preparan para afrontarnos a un peligro. Sin embargo, algunos niños que han vivido un suceso traumático exhibirán las reacciones durante un largo periodo de tiempo, lo cual puede interferir con su salud física y emocional.

Las reacciones ante el estrés traumático incluyen algunas de las siguientes: reacciones emocionales intensas y continuas, síntomas de depresión, ansiedad, cambios conductuales, pesadillas, problemas con el sueño y alimentación, y dolores corporales, ente otros. Muchos niños que han experimentado un suceso traumático a menudo evitan cualquier situación, persona o lugar que les recuerde del suceso, algunos niños “bloquean” el suceso o intentan olvidarse de él, pero siguen reaccionando ante los recordatorios del suceso. En algunos casos es posible que los niños desarrollen reacciones crónicas ante el suceso conllevando a padecer de trastorno de estrés postraumático (TEPT).

 ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo lidiar con el suceso traumático?

Si está preocupado por su hijo, es mejor consultar con un profesional, especialista de la salud mental, capacitado para trabajar con las reacciones ante el estrés traumático. De dejar sin tratar, las reacciones ante el estrés traumático pueden conllevar a problemas más graves. Para encontrar una lista de profesionales en Connecticut, siga este enlace aquí o llame al 211.

Los padres y cuidadores pueden aprender todo lo que puedan sobre el estrés traumático infantil al leer el sitio web kidsmentalhealthinfo.com, utilizando la biblioteca de recursos en la sección de Trauma infantil del sitio y accediendo otros sitios mediante los enlaces que le proporcionamos aquí.

Los padres y cuidadores también pueden:

  • Proveer apoyos para que el niño y su familia se sientan a salvo y seguros;
  • Abogar un rol de apoyo por parte de los cuidadores y otros;
  • Mantener relaciones sanas con los cuidadores principales de los niños y otros parientes cercanos/ amigos;
  • Ayudarle al niño a volver a las típicas rutinas cuanto más le sea posible;
  • Facilitar una comunicación abierta pero no forzada con el niño sobre sus reacciones ante el suceso traumático;;
  • Ser pacientes y tolerantes con su hijo durante este periodo de tiempo;
  • Dejar que el niño sepa que entienden la gravedad del suceso por el que acaban de pasar;
  • Reasegurarle al niño que el suceso traumático no fue su culpa.

Ayuden al niño a lidiar con el duelo de la pérdida de un ser querido, ayúdenle a pasar por el proceso de duelo permitiendo que hable de los buenos recuerdos que tiene de la persona fallecida, intenten aprender lo más posible sobre cómo hablar con niños sobre el duelo. Haga clic aquí para aprender más sobre el duelo traumático de la National Child Traumatic Stress Network (La red nacional de estrés traumático infantil).

¿Cuándo debo preocuparme sobre la reacción de mi hijo frente a un suceso traumático?

Es importante entender que es muy probable que la mayoría de los niños desarrollen alguna reacción de estrés si han sido víctimas de un suceso traumático. En muchos casos, algunas reacciones agudas son normales seguido a un suceso traumático reciente. Estas reacciones han de mejorar al pasar el tiempo. Sin embargo, no todos los niños padecerán de estrés traumático infantil. El hecho que un niño llegue a desarrollar dificultades o no depende de cada niño, la gravedad del suceso y si el niño tiene historial de haber sido expuesto a trauma anteriormente o padezca de problemas de la salud mental. También es importante el tipo de apoyo que recibe el niño en casa y que los padres o cuidadores le puedan ayudar al niño lidiar con el problema. Si las reacciones ante el estrés traumático del niño empeoran, y no mejoran, en el transcurso de un periodo de tiempo largo después de que ocurrió el suceso, el padre/ cuidador debe buscar ayuda. Como un primer paso, es beneficioso consultar con un profesional de la salud mental que puede realizar una evaluación basada en el trauma y ofrecer el tratamiento apropiado. A pesar de ser un difícil primer paso, a menudo los niños responden bien al tratamiento enfocado en el trauma y los síntomas pueden empezar a mejorar en pocos meses. Haga clic aquí para una lista de profesionales en Connecticut.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno por estrés postraumático (TEPT) en niños?

Los síntomas de TEPT en niños (también conocido ampliamente por “estrés traumático infantil”) típicamente se encuentran en cuatro categorías principales:

  1. Repeticiones traumáticas
    • Juego traumático
    • Juego de recreación del suceso
    • Pesadillas
    • Recurrencias y disociación
    • Angustia al ser recordado del suceso
    • Queja somáticas (corporales) al ser recordado del suceso
  2. Evasión y miedo
    • Evita pensar o hablar sobre el suceso
    • Evita los recordatorios del suceso (personas, lugares y cosas)
    • Un recuerdo o la memoria deficiente.
    • Nuevos temores (por ejemplo, a la separación, estar sólo, la oscuridad)
    • Un sentido de un futuro acortado o una fatalidad inminente
  3. Más alerto
    • Pesadillas o terrores nocturnos
    • Dificultad en dormirse o quedarse dormido
    • Atención o concentración disminuida
    • Hiperactividad
    • Irritabilidad y cambios en estado de ánimo
    • Aumento de agresión
    • Hipervigilancia y respuesta de sobresalto exagerada
  4. Una disminución en el grado de reacción, entumecimiento, y regresión
    • Una disminución en el interés de jugar y las actividades normales
    • Un aislamiento social, dificultad con los pares o sentimientos de desapego o aislamiento.
    • Un rango emocional restringido
    • Una regresión en el desarrollo

Estos síntomas pueden ser muy preocupantes e interferir con el funcionamiento del día–a–día del niño. Si un niño padece de cualesquiera de estos síntomas durante semanas y meses después del suceso traumático, el padre/ cuidador debe buscar la ayuda de un profesional.

¿Qué es un examen o evaluación de trauma?

El médico de cabecera de su hijo puede realizar un historial breve de trauma de su hijo, o su hio puede ser evaluado directamente por un profesional de la salud mental. Para los niños de 3 a 18 años de edad los padres completan el examen. Si su hijo tiene más de 7 años de edad, pueden completar la entrevista ellos mismos con el médico o profesional de la salud mental. Puede que los niño más pequeños no puedan contestar por ellos mismos y usted deberá proporcionar la información. La evaluación debe tardar unos 3 a 10 minutos, dependiendo de a cuánto trauma ha sido expuesto el niño y su edad. Una evaluación más comprensiva puede tardar más tiempo, pero típicamente se termina en una consulta. La herramienta de evaluación hace preguntas tales como, “¿Su hijo alguna vez ha estado en un accidente, o conoce a alguien que falleció?” Si el médico o profesional de la salud mental cree que ha habido exposición considerable al trauma, y existe aflicción relacionada al trauma, el niño debe ser referido para evaluaciones adicionales.

¿Necesito buscarle ayuda a mi hijo si exhibe señas o síntomas de estrés traumático?

En algunos casos los síntomas de estrés traumático puedan o no satisfacer el criterio para un diagnóstico de trastorno por estrés postraumático (TEPT). Los niños pueden exhibir sus síntomas de TEPT de forma diferente que los adultos. Los síntomas de TEPT en los niños varían por la edad del niño y madurez. No todos los niños que exhiben señas de estrés traumático serán diagnosticados con TEPT. Sin embargo, hasta un 20 a 25% de los niños expuestos a un suceso traumático puede que desarrollen síntomas que requieran una evaluación y tratamiento.

Si los síntomas de estrés postraumático de un niño parecen ser crónicos y al cabo del tiempo empeoran, en vez de mejorar, debe buscar ayuda. El estrés traumático no tratado puede afectar el desarrollo del niño y su habilidad de funcionar en casa o la escuela. Hay varias consecuencias para los niños con estrés traumático no tratado incluyendo posibles cambios en cuanto a su desarrollo biológico, neurológico y social. El estrés traumático infantil se puede asociar con un aumento en conductas arriesgadas en lo que va madurando el niño, tales como conductas de alto riesgo VIH, la promiscuidad, y el abuso de drogas y alcohol.

Lo bueno es que el estrés traumático infantil se puede tratar y existen tratamientos altamente eficaces disponibles para ayudar a los niños. En Connecticut y en todo el país existe un gama de mejores prácticas que han demostrado reducir de forma consideraba los síntomas de estrés traumático y volverle a un niño a un funcionamiento sano.

¿Cuáles son algunos tratamientos disponibles y eficaces que pueden ayudar a mi hijo con el estrés traumático?

Los tratamientos para reducir el estrés traumático infantil que mediante estudios se han comprobado ser eficaces se denominan “tratamientos basados en pruebas”. Existen muchos “tratamientos basados en pruebas” disponibles en muchos estados a través de los profesionales y agencias de la salud mental.

Los siguientes tratamientos están disponibles en Connecticut:

Trauma-Focused Cognitive Behavioral Therapy (TF-CBT) (La Terapia conductual-cognoscitiva enfocada en el trauma [TF-CBT]) es un modelo de tratamiento para niños compuesto por 16 a 20 sesiones. Para una lista de profesionales titulados en Connecticut que ofrecen TF-CBT, haga clic aquí.

The Child and Family Traumatic Stress Intervention (CFTSI) (Intervención para el estrés traumático para niños y familias [CFTSI]) es un modelo preventivo para niños compuesto de 4 a 6 sesiones en los días y semanas justo después del suceso traumático, o la declaración de un suceso traumático en el pasado. Para una lista de profesionales titulados en Connecticut que ofrecen CFTSI, haga clic aquí.

Trauma Affect Regulation Guide for Education and Therapy (TARGET) (Guía de regulación del afecto traumático para fines educativos y terapéuticos [TARGET]) es un enfoque educacional y terapéutico para la prevención y tratamiento de los trastornos por el estrés postraumático (TEPT). TARGET está basado en una secuencia de destrezas de siete pasos – los pasos FREEDOM – que están diseñados para ayudar a los jóvenes y adultos entender y controlar sus reacciones basadas en el trauma estimuladas por los estresores del diario vivir. Para aprender más, haga clic aquí para ir al sitio web de Advanced Trauma Solutions.

Child First de forma eficaz disminuye los problemas emocionales y conductuales, los problemas del desarrollo y aprendizaje, y abuso y negligencia de los niños pequeños más vulnerables (prenatal hasta los 6 años de edad) y sus familias. Haga clic aquí para acceder su sitio web.

Risking Connection es un programa y currículo de formación, arraigado en la teoría relacional y de apego. Provee el marco para entender una gran gama de síntomas y conductas que conllevan a que la gente traumatizada acabe en una amplia variedad de entornos para tratar la salud mental. Este programa está disponible en Connecticut a través de Klingberg’s Traumatic Stress Institute, para encontrar agencias utilizando este programa, haga clic aquí.

¿Dónde puede ir un padre/ cuidador para recibir apoyo o ayuda en cómo lidiar con el estrés traumático infantil?

Hay muchos recursos a nivel nacional y local (Connecticut) para ayudar a los padres y cuidadores lidiar con y buscar ayuda para el estrés traumático infantil. Un gran recurso es Consigue ayuda ahora Get Help Now, patrocinado por la red de estrés infantil nacional, este sitio web les refiere a los padres/ cuidadores a organizaciones nacionales que pueden ayudar a encontrar tratamiento y apoyo para diferentes tipos de estrés traumático infantil.

Recursos locales:

Lista de profesionales capacitados en la terapia conductual enfocada en el trauma (TF-CBT)

Lista de profesionales titulados en Connecticut que ofrecen Intervención para el estrés traumático para niños y familias (CFTSI)

The Traumatic Stress Institute of Klingberg Family Centers

Clifford W. Beers Guidance Clinic Inc.

The Yale Child Study Center

Child Development-Community Policing Program (CD-CP)

National Center for Children Exposed to Violence

Recursos Nacionales:

National Child Traumatic Stress Network

National Registry of Evidence-Based Programs and Practices

National Center for Children Exposed to Violence

¿Los niños pequeños se acuerdan de los sucesos traumáticos?

El trauma se refiere a un peligro o suceso abrumador, no esperado que el individuo no puede mediar o procesar. Los sucesos traumáticos son una amenaza directa contra el bien estar de la persona. Al afrontarse con un trauma, puede que el niño no sea capaz de lidiar con la experiencia. A pesar de que los niños muy pequeños quizás no se acuerden de los sucesos específicos, sí se acuerdan de las emociones, las imágenes y se pueden recordar de situaciones que les causa molestias. Los niños a menudo saben cuándo sus seres queridos están molestos o inquietos o no están disponibles para ellos. Lo que reconocen es que mamá y papá no están actuando como antes. Puede que oigan más palabras de ira o sientan la ausencia de alguien que le quiere. No siempre entienden lo que está pasando pero sí sienten las diferencias y los cambios. Les conforta y hacer sentir seguros cuando se les dice que mamá o papá está triste, que mamá y papá siempre le va a querer, que mamá o papá ya no puede vivir aquí, o nos tenemos que mudar a otra casa. Los padres y cuidadores y otros adultos cariñosos juegan un papel muy importante en confortar y ayudar a los niños entender los sucesos traumáticos.

Los niños ya más mayores puede que hagan preguntas, y si no las hacen, es bueno decirles lo que está pasando. El hablar con los niños de forma sincera pero sencilla les ayudará a sentirse seguros y a salvo. Es importante no darle a un niño más información de la que pide o que no sea apropiada para su edad. Los niños necesitan que sus padres y cuidadores les aclaren sus pensamientos y sentimientos desconcertantes.

La violencia en el hogar puede ser muy nocivo para los niños pequeños. Los cambios a raíz de un desahucio, el abuso o uso de drogas o alcohol por uno o ambos padres, un divorcio también pueden ser muy difícil para un niño pequeño. Estos cambios pueden ser alarmantes para los niños y alertarles a tener miedo y ser cautelosos. Los padres pueden buscar ayuda de su médico y los profesionales con experiencia en trabajar con problemas de la salud mental de los niños pequeños y sus familias. Las clínicas de  Child Guidance y la salud mental son recursos al igual que los programas a domicilio para los bebés y los niños más pequeños a través de los centros de recursos para familias u hospitales.

En Connecticut, un programa llamado Family Based Recovery está disponible a través del Departamento de Niños y Familias Department of Children and Families para ayudar a las mamás con bebés y niños pequeños quienes hayan vivido un suceso traumático. Tambien hay programas a través del   Yale Child Study Center a los cuales uno podría calificar de vivir en New Haven. Para más información sobre estos programas, los residentes de Connecticut pueden llamar al 2-1-1.

Visit our Evidence-Based Practice Directory

KidsMentalHealthInfo.com has an evidence-based practice directory that lists mental health providers trained in popular evidence-based practices available in Connecticut for children and families with behavioral health needs. Evidence-based practices are those supported by research showing that they work for most children.